LOS JUEGOS DE ROL

Un acercamiento psicopedagógico

Mes: noviembre, 2012

Referencias bibliográficas

Aschraft, M.H. (1989). Mark human memory and cognition. Glenview: Scott Foresman

Bartlett, F. (1932). Remembering. Cambridge: Cambridege University Press.

Benítez, A.(1996). Educación ambiental en medio urbano. Málaga: Diputación Provincial de Málaga.

Bernardo, J., y Basterretche, J. (1993). Técnicas y recursos para motiva a los alumnos. Madrid: Rialp.

Bolivar, A.(1995). La evaluación de valores y actitudes. Madrid: Anaya.

Boocock, S. y Schild, E. D.(1968). Simulation games in learning. Beverly Hills: Sage Publications.

Bruner, J. S. (1977). Early social interaction and language acquisition. En H. R. Schaffer (Ed.), Studies in mother-infant interaction (pp. 271-289). Nueva York: Academic Press.

Cazden, C. (1983). Adult assistantce to language development: Scaffolds, models and direct instruction. En R. Parker y F. A. Davis (Comp.), Developing literacy: Young children’s use language. Newark, Delaware: International Reading Association.

De Vega, M. (1984) Introducción a la psicología cognitiva. Madrid: Alianza.

Garton, A. (1994). Interacción social y desarrollo del lenguaje y la cognición. Barcelona: Paidós.

Horn R. E., y Cleaves A. (Eds. ).(1980). The Guide to Simulation/ Games for Education and Training. Beverly Hills: Sage Publications.

Mandler, G. (1967). Organization and memory. The psychology of learning and motivation. 1, 327-372.

Martín, X.(1991). Role-playing.En M. Martínez y J. M. Puig (Coord.), La educación moral. Perspectivas de futuro y técnicas de trabajo (113-120). Barcelona: ICE/Grao.

Matas, A. (1998). Evaluación de un modelo con juegos de simulación en educación ambiental. Málaga: SPICUM Universidad de Málaga.

Minsky, M. (1975). A framework for representing kwnoledge. En P.H. Winston (Ed.) Psychology of computer vision. New York:McGraw Hill.

Sanoff, H. (1979). Design games. Los Altos, California: William.

Shirts, C.R. (1970). Starpower. La Jolla. Western Behavioral Science Institute.

Shubik M.(1975). Games for Society, Business and War: Towards a Theory of Gaming. New York: Elsevier.

Sureda, J.(1990). Guía de eduación ambiental: fuentes documentales y conceptos básicos. Barcelona: Anthropos.

Taylor L.(1995). Guía de Simulación y de Juegos para la Educación Ambiental. Bilbao: Los Libros de la Catarata.

Velázquez de Castro F.(1995). Educación Ambiental. Madrid: MEC-Narcea.

Vigotsky, L.(1978). Mind in society: the development of higher mental process. Cambridge: Harvard University Press.

Wood, D. , Bruner, J. y Ross, G.(1976). The role of tutoring in problem solving. Journal of Child Pscychology and Psychiatry, 17, 89-100.

Anuncios

6.- Tres ejemplos de simulación

Tres ejemplos de simulación

A lo largo de las siguientes páginas se exponen el argumento de 4 juegos de simulación que han sido llevados a la práctica por los autores. Pueden servir de referente para futuras adaptaciones y ejemplos de cómo utilizar los problemas locales para desarrollar juegos dentro de las actividades medioambientales.

Leer el resto de esta entrada »

5.- Valor psicopedagógico de las simulaciones

Valor psicopedagógico de las simulaciones

Las opiniones favorables sobre el valor educativo de las simulaciones son unánimes, pero la cuestión de por qué la simulación suscita y mantiene un alto grado de interés, de entusiasmo y de excitación, está poco estudiada. En principio, la simulación supone una estrategia docente opuesta a la convencional, donde predomina un espíritu abierto por parte del profesor, del monitor y del alumno. Desaparece necesariamente la polarización estudiante-profesor. En la simulación no se necesitan muchos juicios sobre el rendimiento del estudiante, puesto que la mayoría de las simulaciones se controlan a sí mismas, permitiendo a los participantes reconocer sus propios progresos o los del grupo donde trabajan, mediante diversos métodos de intercambio de información. Los estudiantes toman decisiones y observan sus consecuencias. La propia valoración de estas determinan la acción siguiente del alumno o del grupo. Si las consecuencias son favorables el estudiante progresará en ese mismo sentido hacia nuevas metas, catalogando la estrategia como válida para ser usada en circunstancias parecidas. Si las consecuencias son desfavorables, es probable que reconsidere el fundamento de su decisión, obligándole a practicar algún tipo de autocontrol y toma de decisiones eficiente. De esta manera, las tensiones entre las personas e incluso los antagonismos de la situación de enseñanza se reducen por este proceso de aprendizaje autocontrolado. El papel del monitor es el de intérprete de la simulación, o incluso de guía, pero no debe erigirse en experto o en juez (Taylor, 1995).

Leer el resto de esta entrada »

4.- Construcción de una simulación

Construcción de una simulación

A continuación se realiza una exposición de diversas formas de afrontar la construcción de un juego de simulación. La primera consiste en una propuesta de Taylor (1995) quien establece una serie de pasos que pueden seguirse de forma lineal. La segunda modalidad la aporta Sanoff (1979) a través de su “juego” para la construcción de “juegos”, al cual denominó “Marco de Juego”. Por último se ofrece un propuesta propia, que no es más que el resultado de combinar distintas estrategias y observar en la práctica cuales son las posibilidades de cada elemento, por sí mismo e integrado con otros.

Las aportaciones de Taylor y Sanoff mantienen aspectos comunes. Ambos se inician estableciendo un problema concreto para centrar la atención de la tarea, a continuación determinan un método de trabajo que servirá como referente en la práctica, e incluso llega a convertirse en el eje teórico de la sesión. Por último, las dos propuestas establecen una serie de actividades que incluyen reglas y sistemas de control sobre los participantes y la dinámica general del juego.

Leer el resto de esta entrada »